Estreñimiento

Todos los padres se preocupan cuando ven que sus hij@s tienen problemas para ir al baño a hacer el dos. Siempre hemos escuchado sobre el estreñimiento, pero ¿Qué es realmente? ¿Por qué sucede? y ¿Qué se puede hacer para prevenirlo?

shutterstock_366460355

¿Qué es el estreñimiento y por qué sucede?

El estreñimiento es un proceso sintomático debido principalmente a malos hábitos dietéticos y malos hábitos intestinales. El estreñimiento se define como retención del material fecal. Esta retención se manifiesta en una situación en la que la frecuencia evacuatoria intestinal es más baja de lo normal. También se refiere a una dificultad para defecar, unida a la sensación permanente de evacuación incompleta, aunque la frecuencia de las deposiciones sea normal.

El estreñimiento en la infancia es difícil de definir porque es difícil saber cual es la frecuencia normal de las deposiciones en esta etapa.  Esta frecuencia disminuye de una  4 deposiciones al día en la primera semana de vida a 1 a 2 al día a los dos años. Los procesos intestinales de los bebés dependen en gran parte de su alimentación. Las deposiciones serán mayores y mas liquidas si son alimentados únicamente con leche materna. En cambio, aquellos, que se alimentan con fórmulas presentan deposiciones más duras y menos frecuentes. Los bebés menores de 6 meses generalmente realizan 1 defecación al día, mientras que los niños de 1 a 2 defecaciones al día. En resumen, el ritmo de defecación en la infancia varia con la edad.

El estreñimiento, generalmente, se produce por una acumulación de heces duras y secas en el colon o intestino grueso. La formación de heces con un bajo contenido de agua que avanzan con lentitud por el intestino grueso son consecuencia de un proceso de reabsorción de agua a lo largo del colon.  Cuanto más tiempo permanecen las heces retenidas, más agua es reabsorbida y más duras se vuelven las heces. Las heces secas y duras dan lugar a una evacuación dolorosa y se produce una distensión permanente de la ampolla rectal (sirve como almacenamiento temporal de las heces, debido a que las paredes rectales se distienden cuando se acumulan los excrementos en su interior). Esta distensión disminuye la percepción de los receptores sensibles a los estímulos defecatorios y desaparece el deseo de defecar. Se desencadena así un círculo vicioso que prolonga la situación.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del estreñimiento infantil puede establecerse a partir del aspecto que presentan las heces del niño (duras y secas) y de la frecuencia de las evacuaciones, en función de la edad:

constipation_kid_cartoon

  • Menos de dos deposiciones diarias en lactantes alimentados con lactancia materna.
  • Menos de tres evacuaciones semanales en lactantes que siguen una alimentación artificial (con leche adaptada)
  • Menos de dos o tres deposiciones a la semana en niños y adolescentes.
Recomendaciones para evitar el estreñimiento

Modificación de los hábitos intestinales:

  • Ir al baño de forma regular, evitando lugares menos apropiados (colegios, áreas de deporte, etc.) animándole al niñ@ a que se sienta al menos dos veces al día.
  • Sentarse 3 a 4 veces al día al menos 5 a 10 minutos, de preferencia tras las comidas.
  • Evitar estancias muy prolongadas en el baño, así como la lectura, entretenimientos o distracciones mientras realiza la defecación.
  • Usar bacinilla en niños menores de edad.
  • En niños mayores que usan el WC colocar un pequeño banco para apoyar los pies, si no llegan al suelo.
  • Estimular el ejercicio físico, sobre todo en niños con sobrepeso y con poco abdominal, evitando el sedentarismo.
  • Recompensar al niño el fuerzo para la realización de la defecación. (nunca con comida)

Cambio de los hábitos dietéticos:

  • Promover la lactancia materna. Si se consume fórmula, se puede cambiar a una anti-estreñimiento.
  • Consumir una dieta con aporte de fibra suficiente y aumentar de manera progresiva. La fibra insoluble retiene poca agua, es poco fermentable, aumenta el volumen de las heces, disminuye su consistencia y acelera el tránsito intestinal. (Cereales integrales, menestras, verduras, hojas) La fibra soluble retine gran cantidad de agua, se fermenta y aumenta el bolo fecal y produce gas (menestras, frutas. Kiwi, frutos secos, algas marinas, naranja parte blanca) Se aconseja un consumo equilibrado de ambos tipos de fibra.
  • Consumir 5 porciones diarias de fruta y verduras, de preferencia crudas.
  • Aumentar el consumo de líquidos, hace las heces más blandas. Zumos de frutas naturales (naranja, pera y manzana).
  • Reducir el consumo de lácteos si es elevado. Con 2 porciones de lácteos al día es suficiente.
  • Evitar alimentos astringentes como arroz, manzana, plátano, zanahorias y limón.

 

Ahora que sabemos qué es el estreñimiento, ayudemos a nuestros hij@s a tener una buena salud intestinal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s